lunes, 18 de noviembre de 2013

Capítulo 6

Con  un  gran beso nos despedimos. Él se fue y yo me quede, sola. De vuelta a mi casa me sentía vacía en el coche, sin darme cuenta suspiraba , eran unos suspiros de desesperación .
Llegue a mi casa, me baje de los tacones, y solté mi bolso al cerrar la puerta.  Cada sitio de mi casa me recordaba a él.
Voy a la cocina a por una taza de café, eso me calmará y me hará volver un poco a la realidad.
Mientras me lo tomo me envuelve una flask back de todos estos días: cuando me entraron en mi casa, la cena con Lorenzo, la noche de amor con él en su hotel, como cogieron a mi padre... total una sucesión de situaciones, unas cómodas otras no tantas.
Quedé con Lorenzo que me llamaría en cuanto llegara.Quería estar segura que llegaría bien.
Me dio pena no poder viajar con el, se lo propuse  y  no quiso. No le insistí porque sabia que no tenia que presionarlo.
Estoy pensando en hacer algo, pero no se si hacerlo. Más adelante creo que lo explicaré.
Llamo al trabajo, y le digo que me incorporare mañana , a primera hora, creo que refugiarme un poco en el trabajo hará que no piense tanto en él.
Paso lo que me queda de tarde y noche metida en el ordenador esperando que Lorenzo me llame. Creo que después de 5 horas  me tendría que haber llamado. Estoy un poco preocupada, no se si le habrá pasado algo o quizás esté bien y se haya quedado sin batería el móvil. La verdad hay que admitirla...  Tengo miedo de que no esté bien, que le haya pasado algo.
Cojo mi móvil por décima vez en un minuto para ver si me ha llamado o enviado un mensaje,  pero el resultado es negativo.
Ya está. No aguanto más. Lo voy a llamar yo. Empiezo a marcar su número mientras pongo la televisión para no parecer demasiado preocupada.
No me lo coge. Cuelgo. Vuelvo a hacer la llamada.
-¿Si?-Suena frío, distante, quizás no se haya dado cuenta de que sea yo.
- Hola  Lorenzo, ¿Que tal estas, ya llegaste?- No puedo guardar mi emoción por saber que está bien.
- Yo estoy bien, acabo de llegar al hospital ,  ha sido un poco largo el viaje...-Suena triste.
- ¿Y tu hermana  Lorenzo, cómo está?-
-No lo se Amanda, los médicos aún no han dicho nada.- Noto su voz que se ronca. Tiene miedo que le pase algo a su hermana, es normal.
-Lo siento, no quería ponerte mal- le digo sinceramente. Me da pena no estar con él allí, creo que le haría tanto bien como el me ha hecho a mi, aparte que se me antoja, se lo debo.
-No te preocupas, yo estoy bien. Lo siento Amanda, tengo que dejarte, más tarde si puedo te llamo, un beso bellisima
-Un beso que vaya bien.
Con esto me cuelga , y yo me quedo aún peor. Impotente es la palabra, por no poder hacer nada para hacer que este bien.

Parte de la noche la paso en vela, pensando en lo que tenia en mente antes. No se si hacerlo, mañana lo consultaré con mi madre, a ver que piensa.
La mañana ha sido aburrida, mis compañeros se alegraron de verme  y de saber que estaba bien pero nada más. He tenido un par de llamadas y una reunión un tanto aburrida. Eso ha sido todo por hoy. Lo que más me preocupa es que no he tenido ninguna llamada de Lorenzo,  ni un mensaje, ni nada que me dijera que estaba bien. Creo que debería llamarlo, pero parezco muy pesada al llamarlo tanto, parece que me esta esquivando. Mejor no lo llamo, que sea él el que lo haga.
Cumplí mi propia norma de no llamarlo en toda la tarde, y asi fue. Aunque no me despegué del teléfono, tampoco telefoneé.
Mi tarde fue de lo mas normal en mi, un par capítulos de mi serie preferida, un poco de chocolate y un baño relajante. También me vestí de ciudadana, es decir chándal, deportes y coleta de caballo y me fui al supermercado a comprar comida. Compré de todo un poco, lo necesitaba, mi nevera parecía todo lo contrario a una nevera.
Eran las 8 de la tarde y aún no sabia nada de Lorenzo, me aburría tanto, que cogí el fijo para llamar a mi madre y de paso saber su opinión.

-Hola mamá, ¿Qué tal estas?-  Le digo cogiéndome una galletita de chocolate recién comprada  y llevándomela  a la boca.
-Porfiiiiiiin hija me llamas. ¿Qué tal estas? cuéntame que no se nada de ti, andaba ya preocupada. ¿Que tal él trabajo? ¿comes bien?
No me quedo otra que contestar a todas sus preguntas y contarle todo lo que me había pasado estos días con mi padre en el hotel. De repente se hizo el silencio.
-Mamá, ¿Estas ahí? Mama, respóndeme.Mamá.-Le digo gritando ya por último.
-Si estoy aquí hija. No me lo puedo creer, estoy aún asimilando lo que me has dicho, tu padre, o mejor dicho ese ser, no tiene perdón de Dios hija.
- Bueno mamá, ya sabes que ese tema de Dios...- Por cierto soy atea, no me creo nada de religiones.
- Ya hija ya, es un decir - Suspira.- Samos a cambiar de tema hija porque me pone enferma el hijo de puta este, ¿Cuando me vas a dar un nietecito?
Inmediatamente me atraganto en cuanto dice nietecito con ese tonito. Ya se por donde van los tiros.
- Mamaa...- le digo en tono de advertencia.- Déjate de cachondeo que sabes que no me gustan los niños.
- Bueno bueno, llegara un momento en que no dirás eso, hija- Se pone seria.- Se te va a pasar el arroz.
-Mamaaaaaa- le grito, de verdad me pone nerviosa hablar con ella es tan directa para todo, ya sé porque no le llamo más a menudo.
Se escuchan risas al otro  lado del teléfono, se esta riendo de mi, encima , vaya madre tengo.
- Hija que poco sentido del humor tienes. Bueno ¿Me vas a contar que te pasa o qué? Se que me has llamado para preguntarme algo, si no, no me llamarías...
Joder, que bien me conoce, lleva toda la razón, la he llamado para preguntarle algo...
-Joder mamá, que mal pensada eres- le digo disimuladamente.
-Cuéntamelo-me advierte.
- Bueno si  no me queda otra...- le digo en tono burlón.- Mamá, mira ¿te acuerdas que te dije que tenia compañía y tal?- Espero su respuesta.
-Si hija si. Sigue.
- Pues eso, es un chico que...- soy interrumpida.
- Es tu novio y me lo quieres presentar y no sabes como decirlo ¿Verdad? ¿A que sí Amanda? Si es que soy tu madre, sé lo que te pasa...
-Mamá no es así, te has confundido completamente-Beeeeep. Error. Luz roja. No has dado una mamá, que mal me conoces mujer-No me conoces tan bien como creías eh...
- ¿Entonces?- Me dice refunfuñando
- Pues es un chico que he conocido y que nos va bien, pero es italiano y le ha surgido un problema, o mejor dicho su hermana ha tenido un accidente y ha volado para Florencia...- soy interrumpida de nuevo
- Florencia eh, lugar bonito...¿Y como lo conociste linda?
- Mamaaaaaa- le grito, me desquicia- déjame acabar de una vez y luego te cuento todo con pelos y señales- Mi irratación se ve de lejos-.
-Vale hija, no se a quien has salido con tantos malos modos.- Me contesta mi madre. Mis cejas se mueven,  si es que soy igualita a ella, en fin ... madres. Suspiro,  bendita necesitada paciencia.
-Pues eso mamá, que a ver si me dejas acabar de una vez, ha volado para Florencia y como él ha estado para lo malo conmigo aquí y se ha portado tan bien - lo de a continuación lo digo de un tirón rapidísimo- me quiero ir a Florencia para hacerle compañía.
-¿Cómo? Repite hija que lo último lo has dicho muy rápido y no me he enterado.
- Que quiero ir a Florencia mamá y estar con él.
-¿Crees que se alegrará de verte? ¿Te merece la pena este chico?
- Si y si mamá, créeme.
-Pues adelante, no voy a ser yo quien te diga que no. ¿Cuando te irás?
-Mañana mismo, cojo esta noche el vuelo y mañana salgo para allá.
Suspira.
- ¿Qué te pasa mamá?
- Hija, que loca estas.- me dice con otro suspiro triste.
- Joder - le digo riendo. Sé lo que le pasa, quiere que le vaya a ver antes de irme. Creo que le voy a dar una alegría cuando le diga que voy a dormir con ella esta noche.
-Mamá, voy a ir a dormir a casa contigo para pasar la noche juntas antes de irme, ¿Te parece?
-Si hija, claro que si, dime ¿Qué quieres de cenar?- Me dice entusiasmada, joder pobrecita, me siento una mala hija. No la veo como debería verla y mi visita la hace feliz. Creo que la visitaré a partir de ahora más a menudo.
-No se mamá , sorpréndeme.
 Y sin más nos despedimos y quedamos en que en unas horas iría para allí.
Después de coger el billete,  que por cierto sale muy temprano a las 9 de la mañana, me dispongo a hacer  la maleta. Meto de todo, pero ropa super cómoda, nada de vestidos lujosos y esas cosas. Meto: unos tacones básicos, un par de jeans, unas camisas, unas chaquetas, faldas, un chalequito de más vestir, unos bolsos,  algunas gomas para el pelo. También meto mi ropa interior en un lado de la maleta.
En el neceser meto un par de tampax que dentro de dos días me tiene que venir el periodo, un par de medicinas para no tener dolor  y varias cosas básicas más...Ejemplo cepillo de dientes, peine etc..
Por supuesto no se me olvido ni mi rimel y ni mi pintalabios color rosa y otro rojo.
Todo esta listo, yo estoy lista para salir de casa y no volver en unos días. Cierro todo y me despido de mi casa.
¡Dios!, como pesa la maleta. Me cuesta la misma vida subirla al maletero. Me monto delante, me pongo mi cinturón de seguridad  y cuando ya estoy lista para salir me suena el teléfono. Lo busco desesperadamente por el bolso, ¡joder donde esta? No lo encuentro, joder , joder ,joder. Al fin lo encuentro,¡Si! Es Lorenzo.  Mi vocecita interior me dice corra en cogerlo que si no colgara...

- ¿Si?- Intento sonar despreocupada pero borde.
- Bellísima, antes de que me eches la bronca, lo siento muchísimo, no he podido ni llamarte ni mandarte ningun mensaje Lo siento, lo siento, lo siento, lo siento.
- No te preocupes Lorenzo- Sabia que estaría un poco enfadada con él.- ¿Cómo está tu hermana?-
- Bueno, mi hermana...-se le rompe la voz- Esta fatal Amanda, no saben nada los médicos, no sabe si vivirá, si no vivirá, no saben , dicen que tiene que pasar unas cuentas horas más para saber algo con seguridad.
- Joder, lo siento tanto Lorenzo...Me encantaría estar ahí contigo y poderte ayudar- Quiero ver su reacción-
- Y yo que estuvieras aquí conmigo, a mi lado...- ¡Toma! Si lo ha dicho, en cuanto menos te lo creas estaré allí Lorenzo
- Y ¿Tú cómo estas?- Le digo aun sabiendo la respuesta.
-¿Cómo voy a estar Amanda...?- Me dice en tono triste. Pobrecillo me da mas penita no estar con el ahora mismo.- Lo siento Amanda, tengo que dejarte. Me dice que tengo que colgar ya, que los pacientes deben estar tranquilos.
Oh no, si es muy pronto aún. Joder, no hemos hablado apenas.
- Joder, bueno pues nada, que se recupere tu hermana y estate bien tu también. Seguro que todo al final sale genial.
-Si, eso espero. Espero estar contigo lo mas pronto posible pequeña, no sabes de verdad lo tanto que te extraño Amanda, aunque parezca una locura.
oh dios mio, ¿ha dicho que  me extraña ? Me estoy empezando a emocionar y si tenia alguna duda de irme, ahora mismo se me han aclarado todas.
- Yo también te extraño.
- Cuídate pequeñita.
-Tu también. Besitos.

Arranco el coche y en media hora estoy en casa de mi madre. Nada más entrar me da un abrazo y , me dice algo atípico de ella, me dice literalmente << Uyyy hija, si has engordado>>. Gracias mamá, me has subido el ánimo.Es ironía.
Dejo todo en el salón, el bolso tirado y la maleta también desperdigada por ahí.
Mi madre habla sin parar y pregunta aún más sin parar, se quiere enterar de todo. Para que me deje tranquila  le contesto a su interrogatorio. Le cuento como es, como le conocí, que hemos hecho, bueno del sexo no le he contado nada, y también le cuento como se ha portado conmigo. Creo que de momento le da el visto bueno.
- Que no se haya ido corriendo cuando lo necesitabas dice mucho de él, Amanda.- me dice mi madre convencida.
- Si, la verdad es que si- y la verdad es que me gusta hablar de él,y mi madre se da cuenta y me pone cara de querer reirse de mi pero no lo hace. Lo sé , mi madre es una cabrona, si es muy cachondona , que se le va hacer, es andaluza.
-Mamá - le digo- Tengo hambre, ¿Qué has preparado?- Y hago un gesto de aspiración para ver si doy con la comida que ha hecho.
-Creo que te gustará, te hecho tu querida comida basura, que sé que te encanta querida.
-Mmm, que rico- se me cae la baba, me encanta la comida rápida, los fritos, el pan, osea todo lo que adelgaza....
La noche sigue entre viendo la televisión  y comiendo la tarta de chocolate que me tenia hecha de sorpresa. Estaba muy rica.
Es tarde y decidimos irnos a la cama. Mañana tengo que estar en pie temprano y ella me quiere acompañar al aeropuerto.
Me acuesto con ella, en la misma cama y hablamos hasta bien pasada las madrugada. Nuestra conversación se centra entre Lorenzo y mi padre.
De mi padre hablamos lo que sucedió para que acabara así. Mi curiosidad le hizo preguntar si el había sido así cuando eran novios, mi madre me dijo que de novios ella pensaba que era el mejor hombre del mundo pero que luego se vio turbado todo cuando se casaron y me tuvieron a mi... y que cree que me tenia entre celos y un amor enfermizo y de ahí le empezaron a  llover los golpes a ella. Pobrecita ,ha pasado tanto y más que callará.

El reloj sonó como de costumbre con la misma intensidad y con la misma dichosa cancioncita que ya me pone de mala leche al despertarme. Debo cambiar la cancioncita de los cojones que ya me tenia harta.
Me doy una duchita rápida y engullo el desayuno tan rico que me hizo mi madre, gofres con chocolate y un buen café.¡Cuanto me quiere mi madre!. Sabe que me vuelve loca el chocolate.
- Amanda, querida ¿Ya sabes donde es el hospital?-
 vale, no lo había pensando. Creo que llamaré a Lorenzo luego e intentaré sonsacárselo.
- Si, mamá ¿Crees que soy tonta ? ¿Cómo voy a ir a un sitio sin saberlo?- intento disimular por lo menos para que se quede tranquila.
Me mira raro, con un ojo guiñado, creo que me ha pillado, pero yo intento estar lo mas convencida posible para que se lo crea.
- Mientes, pero bueno... A mi no me la das.- Mierda...
Le sonrío y le hago un gesto diciendo que es tarde que se de prisa. En menos de 10 minutos ya hemos salido del aparcamiento y nos dirigimos al aeropuerto de barajas.

Después de varias horas de espera, otras dos horas de avión y otra más de espera para que me den el equipaje, respiro tranquila. Al fin estoy en Florencia sana y salva.
En el avión no he hecho nada más que pedirme un sandwich. Que lo voy a hacer tenia hambre, por cierto me ha estafado casi se me caigo muerta cuando me dio la cuenta. También  dormí. Eso ha sido todo.
Enciendo mi móvil y veo 3 llamadas perdidas y un mensaje. Joder que solicitada estoy.
Dos llamadas son de Lorenzo y una es de mi madre y el mensaje es de Clara. Ya me extrañaba que Clara no me dejara tranquila. En el mensaje me dice que no deje de revisar unos trabajos que me han entregado esta mañana, que esta todo en mi correo.
No me he traído mi ordenador así que no creo que pueda trabajar mucho.
Llamo a mi madre para decirle que he llegado bien , y después de unos minutos de charleta, que este bien y que tenga cuidado, lo típico, me cuelga.
Por ultimo llamo a Lorenzo para sonsacarle en que hospital está e ir. No he cogido ningún hotel porque creo que dormiremos en su casa, si no me dice nada me buscare un hotel.
-Hola Lorenzo , ¿Me llamaste verdad? Estaba sin batería- Todo esto me sale de carrerilla, no se mentir así que espero que no se me note mucho.
- Hola bellisima, si te llame dos veces, me tenias un poco preocupado. ¿Qué hacías?- Me pregunta intrigado.
- Nada, trabajar y trabajar eso es todo.- Miento, pero bueno, quiero por lo menos darle una sorpresa.-  ¿Como sigue tu hermana?- Le digo cambiando de tema.
- Pues según han dicho los médicos va mejorando bellisima.
-  Ah que bien- Intento que suena disimulado- ¿Y que el hospital parece bueno no?-
-Si la verdad es que si , es antiguo este hospital , pero la verdad que te atienden bien.
- Ah que bien - Que mala soy disimulando - ¿Y como se llama?- Que directa soy madre mía espero que no se de cuenta.
- Santa Maria Nouva, ¿Por qué tanto interés Amanda?- me dice con una voz de pillín, creo que como siga así me va a pillar.
- Nada por nada, solo intriga , Lorenzo te tengo que dejar hablamos más tarde ¿Vale?- Intento sonar entre distraída, despreocupada y ocupada.
- Bien, estaré todo la tarde aquí Amanda, yo te llamo no te preocupes.
- Vale, estate bien. Cuídate, un beso.
-Ciao bellisima.- Me dice en su acento. Me derrito.

Bien. Ahora ya sé donde se encuentra, ahora solo tengo que coger un taxi e ir. Creo que se va sorprender bastante y que de verdad se va a alegrar de verme, o eso espero.
 A la salida del aeropuerto hay muchos taxis y me monto en el primero que me coge más cerca.
- Hola, ¿Me entiende?-le digo en mi idioma.
-I don't understand, Do you speak english?
Mierda, ahora encima tengo que hablar en inglés, bueno, menos mal que me gusta el inglés y se manejarme bastante bien.
- Ok, to the hospital Santa Maria Nouva, please.- intento decírselo despacio para que se entere. Parece que se ha enterado bien, me ayuda a meter mi maleta y me monto. estoy nerviosa, tengo de nuevo las maripositas en el estomago. Por fin voy a  ver a Lorenzo. Mi ansiado Lorenzo.
- Ais..- Suspiro.






10 comentarios:

  1. Qué sorpresa se va llevar Lorenzo!!! Y Florencia... que recuerdos tengo yo de esa ciudad jajaja. Una preciosa pareja en una hermosa ciudad sólo puede dar lugar a un estupendo capítulo para la semana que viene... qué ganas!!!! Y por el idioma no te preocupes que los italianos el español lo entienden perfectamente y más si eres una chica guapa jajaja Un beso Rachel y te sigo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaj, Gracias Anele, lo tendré en cuenta lo del idioma la próxima vez ajaja :D
      A ver que pasa en el siguiente cap...aunque creo que vendrán curvas !!!

      Eliminar
  2. Que bueno que ya atraparon al papá de Amanda, y pensar que esos hombres si existen u.u pero al menos no logró hacerle mas daño. Ahora le queda empezar a ser feliz con Lorenzo y divertirse en Florencia.
    Gracias por el capitulo Rachel, me gusta como se está desarrollando la historia.
    Por cierto, me gustó como quedó el blog, que bueno que tomaste en cuenta la opinión de tus lectoras.
    Nos leemos en el siguiente, saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Diana, la opinión de mis lectoras son muy importantes y mas si son fieles, como tú :) Me alegro que te gustase de verdad :D Mil besos (L)

      Eliminar
  3. jajaja buenisimo eso es AMORRRRRRRRRRRR que bn

    ResponderEliminar
  4. o mi Diossssss amiga ya subete el otro siempre te paras en los buenos ratos u.u

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiii jajaja ais cladie me alegro qe te gustara :P

      Eliminar
  5. Me he encantado el capítulo, guapetona! Lo leí hace tiempo pero hasta hoy no he comentado entre una cosa y otra... Espero que la madre de Amanda salga más en esta historia porque me encanta jajaja de tal palo tal astilla, las dos igual de divertidas. Amanda en Florencia, a ver lo que ocasiona esto en su relación con Lorenzo.
    Deseando leer el capítulo 7 mañana :)

    ResponderEliminar
  6. Me encanta!, estoy esperando ya el proximo capítulo! :)

    ResponderEliminar